MOMENTOS QUE NUNCA SE OLVIDAN EN LA CHIQUINQUIRA

El 26 de noviembre de 1967 los chiquinquireños se levantaron empezando un nuevo día y salieron como cualquier otro ciudadano  a comprar  los implementos para el desayuno  entre estos el pan, sin saber que éste contenía una dosis mortal de folidol. Este acontecimiento  no fue un acto terrorista. Fue una  mala jugada del destino que hizo que la harina que había llegado días antes a la panadería, se contaminara con el veneno en un camión en la que eran trasportados los dos productos. Muchos fueron llevados a Tunja, e incluso la Fuerza Aérea trasladó a los más graves ciudadanos a los hospitales de La Misericordia y San José, en Bogotá.

En total 78 muertos y 133 personas hospitalizadas fue el saldo trágico del pan envenenado. Años después Con el propósito de no olvidar la tragedia y crear conciencia de lo importancia de un óptimo manejo de venenos y plaguicidas, la  Secretaría de Salud de Boyacá y la Corporación Autónoma Regional (CAR)  realizarán una jornada de reflexión y capacitación. Para que estos sucesos no vuelvan a ocurrir  y tener un mejor  manejo en  la manipulación de los alimentos  y sustancias toxicas por eso  procuremos mantenerlos alejados uno del otro  y cada uno de ellos en sus respectivos lugares.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: